domingo, 19 de diciembre de 2010

Condena de Antonio Gala

A trabajos forzados me condena
mi corazón, del que te di la llave.
No quiero yo tormento que se acabe,
y de acero reclamo mi cadena.

Ni concibe mi mente mayor pena
que libertad sin beso que la trabe,
ni castigo concibe menos grave
que una celda de amor contigo llena.

No creo en más infierno que tu ausencia.
Paraíso sin ti, yo lo rechazo.

Que ningún juez declare mi inocencia,
porque, en este proceso a largo plazo,
buscaré solamente la sentencia
a cadena perpetua de tu abrazo.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonita!!!! besos con permiso de tu Señor,muackssssssssss:)

    ResponderEliminar
  2. dice tanto.....que quise pulicarla
    besos con permiso de tus Señores.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...