martes, 31 de agosto de 2010

Carta a la vida

Cuando es la vida quien te asota de una manera incontrolable, no hay Dominante (por fuerte que sea) que pueda lograr salir de los males que a veces ésta te ocasiona.
Es la vida realmente la mayor Dominante jamás conocida por todos, y si digo jamás, es porque incluso hasta en los últimos dias de nuestra corta y dura existencia, NINGUNO llegamos a conocerla a ciencia exacta.

Por ello voy a permitirme la osadía de escribirle una carta directa, de la que incluso un servidor, sabe a ciencia exacta cual será la respuesta, no en vano, y siendo fiel a mis perbersos deseos SIEMPRE...ahi queda sea cual sea la respuesta de su parte:

Querida y estimada vida:
Hoy vuelves a ser tú "vida", quien me azota. Eres causa por la que un servidor no pueda hacer frente y estar al "pié del cañón" tanto como quisiera y poder ofrecer a quien desea segundo a segundo el fruto de sus encantos y el anhelo de sus entrega.
Quizás hayas decidido en mí levantar su mano más Dominante, quizás hayas querido sacar de mí, ese goso de maldad incontrolable, aun así, deseo hacerte ver que soy "duro de pelar" (modestia aparte) y que de un servidor sólo obtendrá ese respeto y esa admiración la cual TODOS debemos darte, por más Dominantes o sumisos que deseemos hacernos ver frente tí. Quiero decirte algo, a lo que te pido pongas atención:

¡¡¡NO VAS A PODER CONMIGO¡¡¡...¡¡¡¡Siii, te reto; así acabes con mi alma¡¡¡¡.

Si ello es lo que te has propuesto, ¡AQUI ME TIENES¡, no antes sin decirte, que no será tarea fácil el que por más azotes que me dés, no podrás obtener facilmente ni mis súplicas ni mis llantos.

No te diría ésto si no fuera por el que tengo a lo más fiel y a lo más sincero a mis piés, ella es esa fuerza por la que día a día sé a ciencia cierta que puedo doblegarte, quiero que sepas que además de a ella, tengo a quienes por ser como soy me admiran y me respetan, y que sé (aunque no se debe poner la mano en el fuego por nadie...)estarían conmigo si el reflejo de tu látigo no lo pudiese soportar a solas.

Para no levantar tu mano acusadora a tan temprano tiempo, mejor dejo esta carta para cuando tu llamada desees hacerla de una manera más suspicaz.

He aquí a un Dominante el cual un día te hizo ver que dentro de tu árbol genealógico, también los hay "malos" y "perbersos" al igual que tú, yo no me las doy de "grande" pero tampoco, voy a permitirte ni a tí, el que entres a mi casa sin llamar a la puerta. A mí has de respetarme al igual que yo te respeto, y como aquí un servidor posee a quien se ENTREGA fielmente, si sólo es un aviso ésto que hoy me has querido causar, si de mí deseas una disculpa, discúlpate de ese modo en el que un día, ya lo hice cuando sufrí la maldad de tus perbersas tentaciones sin desearlo y en contra de mis principios y de mi propia voluntad, siendo sin desearlo, sumiso de tus deseos los cuales no suscitaban en mí, esa pasión y ese fuego tales que un verdadero Dominante desea de su sumiso/a. Por ello, sin más te doy las gracias inclusive por dejarme estar aquí, y te pido a modo de súplica me dejes en paz, hasta ese día en el que esa llamada no sea más que para llevarme...donde hayas decidido llevarme, pero hasta ese día...

Saludos y hasta siempre.

2 comentarios:

  1. Bravo!!!!!
    Puede que la vida sea valiente, y ante tropezones y tropezones que nos pone por delante, seamos cobardes ante tanto poder, pero............... el valiente es valiente, hasta que el cobarde quiere!!!!
    Gracias a usted, siempre por estar ahí!!!!

    ResponderEliminar
  2. siempre me tendras hay a tus pies para ayudarte en todo lo que necesite,en mi puede apoyarse, se que es fuerte y que podrá con todo esto.....
    Besos de su fiel sumisa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...